Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 30 de marzo de 2013

Penitencia

Un rastro de lágrimas encarnadas recorren mis rodillas a consecuencia de arrastrarme por el suelo. Miradas...palabras que son clavos en la boca del estómago, que perturban la conciencia en forma de chantaje emocional. Contratos invisibles de amistad escritos en las mentes de algunos...que ellos mismos rompen cuando no son a su favor. Soledad que necesita pero procura no pedir. Aprendí a perdonar, pero no a mi misma. Desgaste de confianzas y de ganas de confiar. Penitencia,  autocrítica. Pundonor descompuesto, roído. 


                                   Escrito y Fotografía by VeroG.

martes, 26 de marzo de 2013

Soneto a la apariencia

He escrito un soneto para decirte,
que mucha ni poca es la distancia,
que separa la humildad de arrogancia,
sin ánimo de querer instruirte.

Mi única intención es advertirte
que pudieses dar lugar a cargancia,
navegando en lagunas de importancia,
de no aprender a ser un poco humilde.

Luchar por lo que quieres es de sabios,
la apariencia no mejora el destino,
malogrando el silencio de los labios.

Puedes utilizar lo que te digo,
aunque igual te pareciese un agravio
pero con todo mi respeto opino.








Calma




Quietud y calma en el salón.
Nostalgia de mar y brisa.
Dónde la intranquilidad,
la angustia,
consumían el oxígeno...
absorta ahora en la caricia 
del sonido de la lluvia 
sobre mi balcón.



sábado, 23 de marzo de 2013

Arcoiris


Asomarte a la ventana y encontrarte con esto...





                                                 Fotografía: Vero G. N

jueves, 14 de marzo de 2013

Caminando



Hacía mucho frío, lo único que me salvaba era un abrigo rojo que por poco no me tapaba las rodillas. Enrosqué mi largo cabello al cuello a modo de bufanda. Me miré la muñeca por inercia buscando el reloj que justamente esa noche no me había puesto. Estuve allí horas, quizás meses, incluso años, parada al borde de una carretera que no llevaba a ningún sitio y por la cuál estaba segura de que no pasaría ningún taxi. Me quité los zapatos de tacón y me puse a caminar, se me rompieron las medias al principio del camino.
¿Qué otra cosa podía hacer? ¿ seguir esperando? Aún sigo caminando hacia alguna parte...la única diferencia es que hace años que no camino sola...ahora camino contigo.


martes, 5 de marzo de 2013

Mi querido universo...

  Mi máxima aspiración en la vida es vivir para soñarte, tener un techo de cristal cada día para poderte mirar, porque no sé si es sueño o realidad cuando me asomo por la ventana y bañas de plata la oscuridad de mi cuarto. Ni un átomo se asemeja a nuestra pequeñez si la comparamos con tu majestuosidad. Es curioso que pases desapercibido tantas veces ante el ojo humano, acostumbrado a tenerte ahí, como quien tiene un cuadro desgastado de tanto mirarlo. Apreciado y necesario techo bajo el que me protejo, maldito a la vez...que me hace añorarte cada noche cuando me voy a dormir y no te veo.


Fotografía, Vero G.N

Lilica

Lilica es una perrita que vive en un depósito de chatarra en Sao Paolo rodeada de pobreza. Viaja kilómetros todas las noche a través de una oscura carretera para encontrarse con una señora que le da una bolsa de comida. Lilica come su parte y regresa a su casa para compartirla con otro perro, un gato, gallinas y una mula. Una historia que merece la pena. A veces los animales nos pueden dar grandes lecciones :)




lunes, 4 de marzo de 2013

Allí donde estés

   
       Aún puedo ver a través de la memoria...

       Tardes de chubasquero y botas a la salida del colegio, el olor del otoño cuando asabas castañas en la cocina de carbón, los largos paseos hacia alguna parte buscando "diente de león" para dárselo al canario. Me centraba en cada detalle cuando dabas forma a tu ajedrez de madera, tus barcos, tus "cachabas", tus mosquitos para pescar.

       Eras el abuelo de los dibujos animados que veías a mi lado. Cómplice y ganador cuando jugábamos a la consola. Venía la abuela por el pasillo y te decía; ¡Pepe! ¡ Deja la maquinita! Pareces un niño. Y en el fondo eras un niño, mi mejor amigo. Me dejabas hacerte de todo; peinarte...incluso una vez te pinté y te puse pendientes. Nunca tenías una escusa para llevarme al parque, te pasabas horas columpiándome, dándole de comer a los patos. Yo la niña de tus ojos y tú el espejo en que reflejarme. Siempre haciéndome reír, te gustaba salir haciendo el tonto en las fotos. Todo el mundo te quería, hasta las chicas del supermercado te adoraban.

      Recuerdo la última vez que te vi, estabas mejor que nunca, te despediste, nunca más te volví a ver. Pienso en cómo sería todo si estuvieses a mi lado, mi vida hubiese sido diferente, estoy segura. Te echo en falta y me ahoga la angustia. Quiero pensar que me esperas allí donde estés, si es que estás en alguna parte.

Te quiero mi abuelo, mi padre, mi vida, mi cielo, mi estrella en el universo, te quiero, te quiero, te quiero, te quiero...