Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 21 de marzo de 2016

Vivir


Si he de morir de algo,
que sea de felicidad,
que mis manos toquen el cielo
desde las cumbre más altas, 
dónde el silencio
se vuelve música para mis oídos. 
Quiero sentir el frío
que estremece la piel,
que corta los labios,
gastar todo el aire,
reventar fatigada de tanto vivir.
Eso es lo único que quiero,
emocionarme de nuevo
cada día, 
no me conformo 
con estar aquí, 
y como he de elegir...
prefiero morir viviendo.

lunes, 22 de junio de 2015

Mortalmente inmortal


He muerto muchas veces;
de angustia,
de decepción,
de nervios,
miedo,
placer...
de muchas formas;
asfixia por apego y desapego,
disnea represiva por represión,
apuñalamiento trapero,
extirpación de corazón a sangre fría,
aglomeración cerebral,
pánico crónico.
Yo... mi homicida más mordaz.
Muerta por mi causa tantas veces.
Quisiera morir un momento y volver a nacer,
para no morir de nuevo.

miércoles, 8 de abril de 2015

El último blues


No se si fue el vino o el blues,
lo que le hizo bailar esa noche.

En la soledad de aquel cuarto fumaba su último cigarrillo. Su única compañía, una botella de bourgogne y un exceso de Bupropión.

Descalza sobre las frías baldosas... Desnuda.

Bailó.

Expiró
lentamente,
al ritmo de la música.

No se si fue el vino o fue el blues...

lunes, 6 de abril de 2015

Censurar el alma

Imagen descargada de internet

Dejar que se encarroñen los sentimientos
en el interior del pecho,
tener que sellar los labios,
obligarlos a callar,
con la imperante necesidad
de escupir fuera
toda la sangre acumulada en los pulmones,
es semejante
a morir ahogado con un cinto alrededor del cuello.


domingo, 5 de abril de 2015

Atentado a la luna

Imagen descargada de Internet


Al borde de esta madrugada 
disparé a la luna.
Ríos de sangre y plata
emergen del cielo.
Todo se terminó...
no alumbrará más
la noche
de nostalgias.

jueves, 2 de abril de 2015

Limerencia


Imagen descargada de internet 

Después de una llamada que nunca pensó que llegaría a realizar, todo el concepto que tenía sobre si misma y sus límites, cambiaron de forma radical. Quedaron para verse, ella le esperó en aquella sala, nerviosa y con el corazón bombeando casi hasta la taquicardia. Pensó en tomarse medio trankimacín para calmar la ansiedad que le provocaba, pero no quería matar la excitación, así que optó por no tomarlo. Un toque en el móvil hizo que se sobresaltara aún más, se estaba acercando el momento en el que se encontrarían, después de tanto tiempo. Los minutos eran horas y la impaciencia era cada vez mayor, la gente pasaba por delante de la ventana, una, otra, otra... verles pasar era como esperar que la bola que completase el bingo fuese la esperada y por fin, después de cinco minutos que parecieron meses, apareció tras el cristal el mismo rostro del que tenía recuerdo y que prácticamente hasta ese momento había intentado mantener en su mente pero que poco a poco se había tornado borroso. Él la vio tras el cristal, esbozó una rápida sonrisa y tímidamente miró hacia el suelo para seguir hasta la puerta. Se encontraron y se saludaron con un par de besos, haciendo un esfuerzo por disimular la tensión sexual alimentada durante tanto tiempo. Conectados por un mismo deseo y sabiendo hacía lo que se dirigían, caminaron por los pasillos de aquel lugar casi sin hablar,  pensando en llegar lo antes posible al baño público que se encontraba a unos pasos. Ya en la puerta, mirando hacia ambos lados, rozando suavemente su cintura, la invito a pasar delante, cerrando la puerta tras de si. Sin mediar palabra, como tantas veces había soñado, la agarró con las dos manos por detrás la nuca y comenzó a besarle, suave y apasionadamente contra la pared. Agitados por la situación y el deseo, sus cuerpos comenzaron a temblar casi de forma sincronizada. A horcajadas sobre él, ella abrió su alma para que la penetrase. En la oscuridad de aquel cuarto, ya en calma, mientras se abrazaban como si fuera la última vez, o mejor dicho, sabiendo que esa sería la última vez, y con la respiración entrecortada, se fundieron uno dentro del otro durante minutos para convertirse en un único ser. Todo el tiempo que antes parecía no pasar... ahora se escapaba triste y rápidamente entre sus manos.

Te extraño




Me pregunto dónde estarás ahora,
te siento tan lejos...
antes podía sentir tu presencia,
ahora parece que nunca estuviste.
Te fuiste,
como era de suceder
dejando un vacío inmenso.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Me faltas





Suena una canción,
fue junto a ti la última vez 
que recuerdo
 haberla escuchado. 
Me faltan dedos
 para contar los años
desde el último hasta pronto
un adiós sin previo aviso.
Tengo miedo
 de olvidarme de tu cara, 
de tus manos.
Tu voz... 
ya casi la he olvidado.
Voy perdiendo tu recuerdo
y sólo quedan
tristes letras de canciones.








jueves, 14 de agosto de 2014

El beso


Imagen descargada de internet

Sumido en la música de fondo, 
repasó con la mirada
 la perfecta comisura de sus labios.
Como se arranca un fruto del árbol 
y se lleva a la boca...
de un impulso, 
agarró su rostro con las dos manos
y la llevó a beber de su lengua 
empapada de las ansias de besarla, de comerla. 
Se alimentaron mutuamente 
empujados por el fuerte deseo carnal y emocional, 
llegando a tocarse el corazón.

sábado, 24 de mayo de 2014

Vacía


No tiene sentido tanto dolor,
no hay motivos,
los motivos hace tiempo
quedaron atrás.
Ya está superado.
Me ahogo.
Tengo la necesidad
de algo...
síndrome de abstinencia
que no sé con que saciar
nada me llena
esta noche,
me siento vacía.