Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 11 de febrero de 2013

Momento presente;

Siento latir el dedo índice de mi mano izquierda, son punzadas dolorosas, como si de algún modo mi corazón se hubiese trasladado a esa zona de mi cuerpo, queriendo escapar. Nada de extrañar, teniendo en cuenta los malos ratos que le he hecho pasar últimamente.

En la calle está todo nevado, parece de cuento pero hace un frío que pela, he preferido observarlo desde mi ventana.

Se supone que hoy iba a ser mi día...
Con mi fiel y peludo compañero a los pies, me he dispuesto a encender el ordenador y escuchar un audiolibro, en este caso Edgar Alan Poe.

¡Todo era perfecto!
El silencio, solo interrumpido gratamente por la voz de la lectora.
La soledad que tanto me ha perturbado últimamente y a la que he decidido aliarme, pensé "era mi enemiga", cuando realmente lo que me perturbaba era la gente en la que había depositado mi confianza, la gente por la que me he dejado manipular constantemente y conscientemente.

Poco duró ese momento de felicidad y armonía, a los diez minutos de empezar el audiolibro el teléfono de casa empezó a sonar, he recibido más de cinco llamadas en toda la tarde, en las que he tenido que parar el audio, quitarme la manta y levantarme a contestar. Todo por esta desgracia de conciencia mía, que no permite que nadie a mi alrededor se sienta mal, el no saber decir un simple "no"...para colmo de males he tenido que volver a poner el audio desde el principio ya que encima no queda donde lo dejé.

Seguramente si necesitase hablar con alguien, solo estaría mi pareja, mi única familia en realidad. Los demás estarían ocupados o directamente no me responderían, no es la primera vez.

No exijo ni reclamo ¿Por qué suplicar amor a quien no le importas? Como siempre pensaré que todo el mundo tiene derecho a equivocarse, que todo el mundo es bueno en el fondo, porque siempre es así para mi. ¿Volveré a caer una y otra vez en la misma piedra? ¿A rebajarme y menospreciarme?
No lo sé...en realidad no sería la primera vez...



                                     Texto y  Fotografía; Vero G.N