Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 6 de febrero de 2013

Simplemente



    Tener todo lo necesario para ser feliz. Ser feliz en realidad. En ocasiones, la luz se apaga sin motivos. Lucho por enterrar el miedo, la angustia, la inquietud, el pánico, la tristeza, por encontrarme a mi misma dentro de este pozo a veces sin fondo, por quererme, por ser fuerte y no exigirme constantemente. Releo lo que escribí en algún momento;

   El reloj de pared marca la 1:20, es una de tantas noches en las que la luna se despide triste de su vestido de gala gris, que hace dos días lucía presumida. Tímida, se esconde detrás de mi tejado, dejando un hermoso claro de luna.  Miro atrás y todo a cambiado, yo he cambiado, mi entorno a cambiado, pero momentos como éste hacen que vuelva a sentirme en mi lugar. Todo estaba roto hasta este momento. Siento el abrazo de la vida, vuelvo a ser niña otra vez.  El cielo está despejado, pero puedo oler las primeras lluvias del otoño a punto de llegar, de mojar las aceras, puedo tocar las gotas que resbalan tras mi ventana y oír su música al tocar el suelo. Afortunada de volver a "ser" por un momento, de apartarme de la vil rutina impuesta sobre los hombros de cada cuál. Puedo sentir por un momento la libertad. Puedo arrancarme la angustia de cuajo, tirarla al suelo para luego burlarme de ella.
         Quiero decir tantas cosas pero a la vez no quiero decir nada, quiero gritar, gritarle al mundo que todo es...tan bonito, ¿estamos ciegos? simplemente no estamos...

         Dejemos a un lado toda la mierda  que nos rodea, comencemos a ver el mundo desde los ojos de nuestra infancia, donde lo más sencillo era lo más importante, donde cada cosa era una cosa nueva. Poco a poco vamos perdiendo nuestra capacidad de asombrarnos por las cosas, de sentir, nos hacemos fríos, desconfiados, rencorosos, egoístas, es muy triste, de verdad!